Ir al contenido principal

Entradas

Mostrando entradas de 2014

Si la voz supiera...

The Magdalena Project” grupo conformado por mujeres europeas y latinoamericanas: actrices, dramaturgas,  directoras y maestras del arte escénico. Mujeres con trayectoria y alto profesionalismo; que tienen como misión crear comunidades teatrales que traspasen fronteras idiomáticas  y culturales, tarea que llevan a cuestas desde 1986: Jill Greenhalgh, Julia Varley del Odin Teatret, Geddy Aniskdal de Freather Teater, Cristina Castrillo del Teatro Delle Radici, Patricia Ariza del teatro La Candelaria. Todas ellas motivan, conmueven, enseñan y aprehenden donde quieran que vayan. Son la voz de la opacada María Magdalena, confundida en la historia religiosa, cultural –y en cada una de nosotras-, voz que sigue dispersa, enredada entre otros bríos que la hacen olvidar de su propia búsqueda en este mundo. 
Semanas atrás Magdalena Project estuvo en la ciudad de Quito en el espacio de Mandrágora Teatro y en la  Casa de la CulturaBenjamín Carrión” impartiendo  talleres  como “dramaturgia del act…

Las palabras redes.

últimamente tantos escritos en las redes de la cotidianidad absorben  energías: Las noticias malas, renegadoras, optimistas; las frases: políticas, religiosas, sensuales, poéticas, célebres; deliran por todos los ámbitos del diario estar, ser, hacer mundano ciber y real.
No hay tiempo ya para la originalidad, todo está dicho, escrito, corregido, editado o aumentado. LAS PALABRAS NOS TRAGAN.
Cada quien (como un narciso) con sus palabrerías filosóficas, andariegas, diversas y trilladas.
¿Cómo detener este decir sin freno que llevamos día a día?
La virtualidad no dejará de ser una maga puerta llena de oportunidades y de lo que se quiera, aprender, negar, discutir, amenazar,  sosegar,  etc.,  etc., etc., más y más.
Los dedos que digitan,  las voces que declaran y se anclan, no tienen fin, Nos convertimos en agresores, victimas, deliberadores. Somos habitantes de la palabra, esclavos del decir-vivir, viscoso-vicioso, lento-rápido, estamos y no avanzamos. Las palabras nos tragan (porque lo …