sábado, 20 de abril de 2013

Desde mí.

Desde mí, sale una puerta, esa que siempre ha estado cerrada. Puerta ubicada en el solitario silencio, entre voces torpes y gestos infinitos. Puerta que nace de mi,  de mi imaginario amanecer y quieto pensar.

Vida desde la ventana.


Tiempos en los que se habla, lee "mucho"y se hace NADA o lo mismo.

Se había levantado solo para tomar un poco de café; pero mirar por la ventana: tanto tráfico, ruido, gente; prefirió quedarse quieta, trémula, casi sin respiración. Sintió que los lentes se resbalaban por su delgada nariz; hizo el gesto de atención hacia su taza que acomodó llena de café, suspiró y soltó sin pensar: “no quiero estar allá afuera, apesta mucho el aire y la vida”. Se volvió a la misma silla,  tragó sus cinco pastillas de la cotidiana existencia con un sorbo de café y abrió la página 169 del libro ‘aprenda a vivir en comunidad’.

Archivo del blog