Ir al contenido principal

Entradas

Mostrando entradas de agosto 26, 2012

¿Qué necesitas niño?

La sociedad nos pone en primer plano rostros infantiles, creemos que los niños necesitan, necesitan y necesitan. Inventamos una  caja inmensa de herramientas antojadizas para los infantes. Les creamos juegos, escuelas, tareas, costumbres, aniversarios, risas, mentiras, libros, verdades, tecnología. Un  largo hilo de utilidades. Y ese infante solo quiere jugar y jugar:  -¡Claro! pero, ¿también debe aprender otra cosa?- dirá alguien.  Sí, por supuesto. Que lo sueltes y que no te olvides de jugar, -a veces-.  ¿Difícil, no? tus reglas jamás permitirán que llegues a esos lares sin imponer más reglas limítrofes, reglas tercas, reglas asustadas, reglas rígidas, de estragos, angustias en un solo espacio, tono y no quedarás conforme hasta que el pequeño haya  bebido todos tus yoes y corazas. Niñez absorbida por unos tantos pesares, que cuando quieres hablar de la "necesidad" de la infancia en general; terminas hablando de tus propios traumas. -¡Entonces!- , me pregunto ¿que necesitas ni…

Ayer

Sí, ayer... entoné un pedazo de canción con sabor a Mar, me gritaste que no lo hiciera, que las gotas saladas te salpican ferozmente el rostro, y yo... callé, callé para que te deleites con mi silencio. Pero otra vez, te levantaste como un dios enojado y me dijiste que mi silencio era muy estruendoso, que retumba contra las paredes de tus miedos. Entonces preferí voltearme, para tararear un poema de  Fernando Pessoa entre gemidos y  murmullos:
Vencí, soñando, mundos, Y mi vida un sueño ha sido. Cierra tus ojos profundos para la verdad que duele La ilusión es la madre de la vida: Me he dolido, y todo por Dios. Solo la locura incomprendida avanza hacia los cielos.
Te dormiste quieto, inmóvil. Tu respiración empezó a torturarme como un ciclón debajo de mi oreja, aproveché y vociferé a los cuatro templos griegos: "vuela lejos viento". Te despertaste con sustos melancólicos, me dijiste casi, casi rogando que siga contándote fantasía y mentiras entre gemidos y murmullos muy cerca de tu v…