viernes, 11 de febrero de 2011

Death: romance platónico.

Conocí a ese ser extraño en una oficina de correos, estaba sentado en una butaca con su gran oz, realmente no llamó la atención desde el principio; me imaginé que salía de una fiesta de dizfraces. Mi apuro por entregar rápido mi paquete hizo que me sentara a su lado (estaba más cerca de la ventanilla), su olor a humedad , sus manos color cenizas, era muy raro, observé de frente su rostro cubierto con la capucha, él levantó la cabeza y su sonrisa tierna, me invitó a devolvérsela; sus labios carnosos y oscuros tenían un no sé que sensual y esos negros ojos profundos me estremecieron, seduciéndome más de lo debido. Sin dudar le pregunté su nombre, una voz muy baja y grave respondió: Death . Pensé que era una broma; recordé a Joe Black (el de la película: MEET Joe Black), -él no decía abiertamente que era la muerte-, ¿por qué éste lo dijo así, como si nada le afectara? ¿Pero, quién dice que a la muerte le afecta la vida? Me callé, solo mis deseos extraños y unas cuantas preguntas más flotaban en mi cabeza. Se levantó a recibir una pequeña envoltura, que la guardó en su bolsillo. Pero lo raro, es que nadie se alarmaba por su presencia, yo era la única afanada por este sujeto extraño. Salió de la ventanilla sin voltearse siquiera; por lo menos Joe Back si se interesaba por la chica, éste no. Pero no desistí, mientras entregaba mi paquete al correo, veía hacia donde se dirigía. Corrí sin parar y allá iba él: muy alto, muy seguro y lento hacia el malecón, (su traje negro y su gran oz no llamaba la atención a nadie). A unos cuantos pasos, sin que Death lo notase, cruzamos casi juntos la calle, subimos las escaleras . Se detuvo frente a la baranda del malecón, frente al río Guayas, miraba fijamente la isla Santay. Me coloqué a su lado, arriesgándome a ser atendida o negada. Empieza el diálogo:
  • YO: hola, nos vimos hace un rato en la oficina de correos y me llamo la atención su ropa y su rostro 
  • Él: No soy Joe Black , soy Death, ya te dije.
  • Yo: Pero ¿ eres la muerte de verdad o solo estás haciendo un performance?
  • Él: Eres muy ingenua, si fuera un farsante, todos me siguieran, pero a nadie le importa la verdad por eso paso desapercivido.
  • Yo: Llamaste mi atención.
  • Él: Tú quieres oscuridad, mientras otros buscan color.
  • Yo: Eres la muerte?
  • Él: Soy Death!
  • Yo: -Eso quieres decir ¿qué solo matas a los gringos , anglosajones? ¿por qué estás en este país latino , y en Guayaquil ?
  • Él: Estoy vacacionando. Y yo no mato , solo los guío por el way.
  • Yo: ¿Cómo Joe Black?... , sí ya sé, no eres Joe Black y más aun eres "real".
  • Él: ¿Quién me puede cruzar a esa isla solitaria??
  • Yo: No lo sé, lo que sé, es que ya no es solitaria , está habitada hace tiempo por ecologistas , según dicen.
  • Él: ¿Qué quieres ?¿por qué me sigues??? piensas tener un romance conmigo como en la película?
  • Yo: ... Solo busco a alguien diferente para charlar , aunque admito que me llamó la atención tus labios carnosos , se parecen a ...
  • Él: Joe Black, el actor es Brad Pitt , ¿verdad???
  • Yo: Sí,...Pensé que podías llevarme a encontrar nuevos caminos y nuevas palabras en un estadio diferente, que no sea este.
  • Él : Pues no, yo solo paseo a los muertos, no a los vivos.
  • Yo: ¿Si me matas?

  • Él: Imposible me acabas de conocer, y además no funciona así.

  • Yo: ¿Y me dejarás conocerte un poco más?
  • Él: No tengo romances con vivas muy intuitivas, solo con aquellas que no tienen ninguna cuirosidad por mí, es decir solo con las muertas.
  • Yo: Me puede mirar por última vez , es que ya tengo que irme al trabajo.
  • Él (De frente a mi): no será la última vez, te volveré a encontrar cuando ya no tengas ninguna curiosidad por la vida, ni por la muerte.
  • Yo: Realmente me gustaría probar esos labios carnosos , pero ya veo que mi vida , muy viva no te interesa.
  • Él: Así es , ADIOS , cruzaré a esa isla ahí hay algunos que ya no quieren saber nada de la vida , ya es hora que descansen.
  • Yo: Adios Death , sé que en el más allá probaré de tus labios y sabré que es eso lo que he querido siempre.Tal vez sea tu esposa cuando ya deje de ser curiosa.
  • Él: ADIOS .
Me volteé y caminé largo dándole la espalda al ser más extraño que he podido ver . Mi vida-muerte-amante.

 Delia Pin Lavayen

Archivo del blog