martes, 8 de noviembre de 2011

Sujeto , aquel

Ayer noche  un sujeto le dio la espalda a la respiración , se atrevió  erguir la cabeza sin misericordia a las grises nubes  , en puntillas se dirigió al filo del pozo  justo cuando la luna menguaba  encima del  mar; este sujeto inescrupuloso se lanzó boca abajo , en el profundo hueco,   riéndose a carcajadas y gritando un fuerte adiós a las páginas del mañana.

Sí,  muy orondo cayó en tierra negra-húmeda , la cabeza  le quedó metida completamente en el lodo;  los brazos recogidos hacia  un extremo derecho del gran muro con moho;  los pies con zapatos de lona  se sacudían sin un sitio estable donde descansar , hasta que se pegaron a su espalda de rayas  azules con blanco. Mirones quietos, inmóviles cerciorándose  si aquello era  solo una bromita desagradecida.

Ayer  tarde  casualmente,   este sujeto fumó de mi cigarrillo mentolado , me arrebató un  chicle de canela y unas cuantas sonrisas vacías que no pude pronunciar cuando murmuró:  "Nunca más" .
Pensé : ¡Qué mal día , pobre desdichado!  Mi cigarrillo aun humedecido por su saliva  me contagió de serios recuerdos, caminé  autómata hasta  la cima  del crucifijo -ahí donde reposa una iglesia y un falso faro- para observar atentamente  las puntas de los hogares vacíos de mi ciudad. Descubrí  hoyos , pozos, islas , pedazos de mundos  sin ser habitados por insectos, ni domesticados bípedos racionales;  observé otros lugares sin orígenes ,   pasos desterritorializados ,  suelos fértiles,  lagunas  desiertas. Mucho  por recorrer hasta que se consuma el humo y el sabor de la canela.
Aquel sujeto estremeció mi bufanda verde , tenía a un  lado de su cara una marca  oscura en forma de ojo . Fue extraño y gracioso cuando dijo : "Sí, a mí  también me aman en el más allá". Amarga sonrisa otra vez , porque vi  esa  mirada  de miel  que   apuntaba al pozo donde en la noche  se despidió a gritos destrampando a la tierra que lo recogió.

Reconocí la foto del sujeto en el diario , iba sostenida por el codo de un anciano  de la metro vía.  El titulo pintoresco como todo lo vendible y comercial  decía:  "Sujeto se suicida feliz".

¿Si le pregunté su  nombre? Nunca lo hice  , recuerdo ligeramente que pasó cerca de mí para prenderme el cigarro, lo aspiró  tres veces, mientras yo esperaba el cambio  y lo guardaba en el frágil bolso ,  le escuche que tarareba mi canción preferida, me devolvió mi pitillo,  dude por un  instante en seguir mi ruta, luego habló frases inentendibles sin mirarme, sin ninguna palabra de mi boca  avancé hacia los escalones y después  escuchaba  murmullos  infinitos hasta que me paralicé en el borde del mirador.

¿Si volteé? ¿Para qué?  En mi rumbo  no esperaba compañía.

Casual sujeto, casual noticia , casual interés del ayer-hoy  por un ser inexistente y extraño del mañana.


Delia Pin Lavayen






Publicar un comentario

Archivo del blog