domingo, 4 de septiembre de 2011

Asesina de Padres .

Soy la  asesina de mis padres, sí,  los maté,  sin piedad los ignoro. Me liberé  de herencias rancias, de frases hechas, de necesidades paternales. Libre de todo aquellos que no pedí; libre de  lenguas tormentosas, de mirar  sus  imágenes cada  vez que me asomaba al espejo.
Ellos  ya no existen ni  en mis quejas, ni  risas,  ni en mis sosiegos y retraídos movimientos.

Es mejor matarlos que enterarte que has sido engullido y amoldado a favor del "porvenir"  y de esa prisión jamás, jamás puedes salir. Soy libre, libre de recuerdos, melodías muerta. Libre de correcciones,  composturas. Libre de amenazas y falsos padres-autoridad,  libre de manos temblosas y miradas esquivas .

El privilegio de ser una asesina es que,  aprendes a mirar de frente, cordial,  así empuñas el arma de la indiferencia y la incrustas profundamente dentro del  vientre destruyendo todo el aparato reproductivo; eso, donde se cuecen  los espejos,  sombras;   se forma la carne -materia- de engendros zombis del futuro. Al sacar el puñal puedes ver lo putrefacto que han sido las  palabras todo ese tiempo  y no es  sangre lo que ves sino pus, pus negro maloliente que  se desvanece en la mano asesina,  cuando te vas haciendo  la idea que tus padres por fin están bajo tierra;

Los fantasmas hablan, dicen que viven, existen , pero ¡bah! solo son sombras que se pasean por mi entorno,  los observo quieta,   les compro  velitas de vez en cuando, les sonrío,  hablo y vuelvo abandonarlos . Es que,  si siguieran vivos, ...yo  todavía vestiría de azules marinos, de peinados lacios,  y moralidades infantiles.
Soy  Libre y   muy responsable de mi horfandad..

Pobres padres de la patria , pobres padres  policías,  pobres padres de la guerras,  pobres  padres de la  música , pobres padres del teatro, pobres padres de la ciencia,  pobres padres jueces,  pobres padres de la verdad, pobres padres íconos: Responsables de la historia del mañana, del ahora; pobres padres ¿quién los necesita? los necios que creen en la ley de la verticalidad sin horizontes , ni brazos.

Pobres padres que encuentran hijos: hijos-hogar, hijos-alimentos , hijos-comodidad, hijos-herencia .
Hijos que creen que necesitan de  un padre para surgir y navegar.
Sociedades de padres e hijos hasta la eternidad. 
Hijos que no creen en la horfandad , ni en la hermandad , solo en el gobierno de padres ,
Hijos que creen en padres-hijo.

Por eso maté a mis padres, para seguir mi camino sin mirar hacia arriba sino a los lados , por los laberintos sin techos, ni nubes. Un camino entre  paredes bajas obtusas, paredes hermanas, paredes lomas sin  padres cielos, sola avanzo  por desiertos sin mares

Delia Pin Lavayen.


Publicar un comentario

Archivo del blog