sábado, 14 de mayo de 2011

Un pasaje para el sur

Me camino , me corro en el sur . 
En  calles oscuras del sur  me muevo siempre tocando  hacia abajo.
En el sur , allá  hay muchas hormigas ,  deseos, palabras ,
intensiones , gestos , miradas y otras especies raras en  el sur.  

Hay bulla que incita , silencios que embrujan ,  jadeos , tanteos  incansables , 
allá en el sur .

El sur me hala, me empuja,  me hace olvidar el norte , me asienta y cuesta estar en el sur.
El sur es marimba , tambores,  sol , luna, estrellas dentro de mi cabeza . 
El sur me habla de orígenes , selva,  caña , madera ,  lodo y semen; 
de largos y profundos ratos de sudores-glorias. 
El sur me cuenta de  hijos no nacidos , y  de  hijos eternos. 
El sur me invita café , cerveza, jabones y olores .
Sur   grita ,  extraña ,  pelea , besa  mi epidermis y el centro de mi existencia.
El sur me ha inscrito,  registrado como sureña , subterránea , profunda .

Vivo Sosteniéndome de hilos invisibles amarrados hacia el sur de mi ombligo.


Sur ,sur , sur  te repito mil veces al día  ,  en las noches mil  ratos  te deleito .

Sur tu risa , voz , movimiento . Sur mi inquietud , pies,  miel  ...
Sureños,  nosotros como engranajes complementándose una , otra vez.


 
Tú eres mi sur y yo  tu norte ,
no quiero desprenderme del sur , 
tú no veas mi norte , camina siempre al  sur conmigo...
Ya no quiero  nortes , ni centros ,
  Si a los  desequilibrios sureños , 
creando caos , miedos a mi norte tan centrado y estático.




Delia Pin Lavayen
Publicar un comentario

Archivo del blog