martes, 15 de marzo de 2011

Rostro de Vilcabamba

Al acercarse a Vilcabamba se puede ver : un rostro de perfil acostado en una gran montaña, tiene todo el aspecto de "indio" u aborigen guerrero, pero su cara no está en postura de combate , no,...  está confiado mirando frontalmente a las  nubes ¿o ve más lejos? : el firmamento,  que desde la tierra, los simples mortales no lo vemos.
Rostro montañosos , rostro aguerrido , con fuerte color y olor  de monte verde. Ahí estás guerrero quieto confiado , tal vez cuidas al pueblo en sueños , al pequeño Vilcabamba , al pequeño valle , a la pequeña tribu de buenos jornaleros .

Yo,  al verte levante la cola del asiento , sorprendida , dije : "No eres una montaña , eres un gigante dormido" ,busqué más allá y vi muchos cuerpo retrorcidos convertidos en montaña , cuerpos de niños ,  cuerpos de hombres- mujeres, pero quien me hipnotizó fue tu gran rostro de perfil inmovil y frio;   un  rico frío que recibe y acoge a  millares de turistas de tierras lejanas  que se regocijan en el valle Vilcabamba.



Me adueñé de ti por unos momentos, te soñé lento , quise robar tu mirada con mi imaginación , pero no me lo permitiste , el firmamento te tiene esclavo entre  nubes y voces que logras escuchar  desde el cielo y la tierra,  donde caminan los ilusos , que creen que solo eres una montaña en forma de rostro.



Gran indio que descansas placenteramente entre miradas de admiración, me hipnotizaste como solo un grande lo puede hacer.




Gracias Vilcabamba , gracias.

Delia Pin Lavayen

Publicar un comentario

Archivo del blog