domingo, 24 de enero de 2010

A orillas del mundo

Mi hijo tomo esta foto en una noche de lluvia , quien la entienda explíquela.
  • Me senté en la cima del mundo , mis pies juguetean con el ínfimo frío que congela , mis manos pueden tocar las nubes en forma de elefantes y vacas, unas cuantas gotas aceleran mi pulso cardiaco. La desventaja de estar sentada a la orilla del mundo es no ver a los otros, a los de abajo.
  • El señor sol antes de esconderse entre las olas me regala un guiño , la señora luna silba tras de mi su bella canción. Las estrellas me rodean iluminando mi soma , Veo todos los planetas . por momentos a coro me saludan.
  • Pero la armoniosa maravilla universal cansa, su hermosura por ratos aburre. Quiero mirar hacia abajo o mejor volver abajo, pisar tierra , agua, pero no me lo permiten. Los hijos directos de los astros no pueden relacionarse fácilmente con los comunes mortales : Por eso sufro, sufro mucho no ser parte de la tierra, no beber agua del río , me niegan la entrada al mar . Ni una sonrisa debo brindar , después se confunde con amor , y los humanos no entienden que es amor . Ellos estan abajo porque no compreden que hay aquí arriba .
  • Sí, soy una princesa que no logra escapar de las alturas del universo , sí, soy una rebelde luz que no quiere iluminar más al cielo , una eterna semilla que tiene prohíbido crecer, si vuelvo allá abajo , se acabaría el misterio de la vida, mi poder no funciona desde la tierra sino desde lo alto .
  • Me niego vivir lejos de los que conocí , me involucro más con lo que no soy: terrenal, pero cuando bajo hacía ellos , me hacen sufrir , anhelo hablarles, pero no , no , nunca más.
  • La hija de la luz
  • Delia Pin.

Archivo del blog