Ir al contenido principal

Entradas

Mostrando entradas de enero 3, 2010

Amé a una marmota.

Una cosa peluda , se encontraba arrinconada en la silla de paja de mi casa . Una cosa peluda que temblaba , observé como sobresalían unas cortas garras , un hocico negro y una cola larga, muy fea . Sin miedo me acerqué , su cabecita levantó , una sonrisa calmada le brindé para que no sufriera . Unos ojos pequeños indefensos parpadeaban sin cesar ...pobre animal , ¿ de donde habrá llegado? . Yo sostenía en una de mis manos un jarro de café , lo deposité en el suelo para tocar su rara cola, apenas lo hice sus ojos se abrieron muy fuerte y su hocico volteó . su mirada daba tanta tristeza que no me quedaba otra que sostener la mía con dulzura. Pobre animal , ¿como habrá llegado hasta este lugar tan cerrado?. Sorbí un poco de café otra vez y toqué su cola, era tan tosca , gruesa y fea , pero algo llamaba la atención de ese rabo , algo apetecía . Su mirada pedía que no la tocase y yo no quería dejar de hacerlo , mis dos manos atrevidas poblaron todo el cuerpo de la marmota , sin temor alguno…