jueves, 28 de octubre de 2010

Gracias

Se agradece al quehacer con sueldo. Pero se agradece más al quehacer espiritual. Cuando el alma se regocija entre sonrisa sinceras y palabras verdaderas . Esos momentos nadie los puede asalariar. Gracias Delia Pin Lavayen
Publicar un comentario

Archivo del blog