Gracias

Se agradece al quehacer con sueldo. Pero se agradece más al quehacer espiritual. Cuando el alma se regocija entre sonrisa sinceras y palabras verdaderas . Esos momentos nadie los puede asalariar. Gracias Delia Pin Lavayen
Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Momo, el dios de la risa.

¿Por qué leer teatro?

Risa, comedia, ensayo mínimo e incompleto: