domingo, 28 de marzo de 2010

Te gané PERRO.

Fue en mi cuarto , en mi baño , en mi ventana , donde descubrí que no podía pagar más centavos de dudas: ¿Compasión de mí o cobardía de ti ? Recordé una frase escrita hace tiempo por un anciano ermitaño: "La tormenta pasará y el sol secará pronto la superficie de la tierra pero por debajo ésta demorará en secar" . ¿Pero qué hay que secar aun ? ¿ qué ? ¿ A veces no sé a quien uno miente más al otro o a sí mismo ?
La lluvía hoy me hizo compañía , mientras descubría tus huellas en mi cuarto , en mi baño y en mi ventana, unas gotas me salpicaron en el rostro de repente , del techo roto de la sala , sin haber derramado ni una lágrima . La golondrina del reloj se calló , se negó a cantar . Mientras el perro , ese perro si se dio el gusto de ladrar y aullar como nunca antes lo había hecho; las cucarachas resolvieron esconderse debajo de la escalera, asi que al bajar percibí su pestilencia. Pero como ya había decidido que no daría ni un centavo más de paciencia , las aplasté como más pude una por una , hasta quedar reventada la escalera de sus tripas y alas. Al perro , a ese le hice coro , aullé a viva voz a su lado hasta que se alejó con el rabo entre las " piernas"; los vecinos se reían y me gritaban : "tiene voz de perra". Ahora faltaba la golondrina del reloj , realmente odiaba mirar la hora cada rato cuando te esperaba , odíaba su cantar , el escusado estaba tan limpo que de vez en cuando daban ganas de usarlo como lavabo , asi que lo desbaraté de a poco al reloj y lo eché dentro y halé la válvula.
Ahora tengo como fin sin medios descubrir : ¿ si era tu compasión o mi cobardía? la que me hacía más fuerte ante tus fantásticas mentiras.
Esta vez te gané PERRO aullé lo más alto posible , como nunca antes lo había hecho.
Delia Pin Lavayen.
Publicar un comentario

Archivo del blog