Tele-araña

Una discusión muy frágil , con trompetas incluidas; en la esquina de la calle un barrendero fustigaba la basura con rabia , queria eliminarla de una vez por todas , a mi izquierda unas voces rascaban mi cabeza , los latidos de una flauta a la derecha , y al frente muy de frente: tu mirada , tu mirada quieta esperando respuesta y yo sin poder decir ni una sola palabra. Unas monedas caían como si fueran lanzadas a la pileta de la fortuna , y mis pies querían correr sin detenerse , no soportaba el aire de tu vientre, tus manos heladas sostenían mi pena, el silencio me golpeaba el pecho, tapándome la boca , me arrancaba parpadeos irritantes . Mientras tú con ese otro silencio, galopabas dedos en el escritorio . Lo único que se me ocurrió decirte fue : Vete. La cabeza levantaste, trémulo sonreíste. No tengo respuesta para lo que me preguntas , no hay palabras para decir que es o que fue . Haz que el silencio grite olvidos , y mis orejas no escucharán más a esos ojos que me torturan , no sostengas mi pena , mi aire te guiará hasta la puerta . Basta de rodeos ajenos y propios , basta de limpiarte con mi dolor . Solo vete y aguarda un rato en la puerta del olvido , hasta que yo suba en el bus del silencio otra vez.
Delia Pin Lavayen.
Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Momo, el dios de la risa.

¿Por qué leer teatro?

Risa, comedia, ensayo mínimo e incompleto: