jueves, 14 de enero de 2010

Mi columna vertebral.

Últimamente he soñado que mi espina dorsal tiene vida propia , se sienta en el escritorio cuando este cuerpo descansa , la pude ver como se ejercitaba en la silla , observé que un anillo le está perjudicando , quise colocarlo en su lugar pero mi masa amorfa no se balanceó ni un poquito; ella se agitaba como serpiente frente a la computadora , su punta se agacha a mirar el texto que acabo de escribir . Trato de palabrear y escucho soplos fétidos sin orden. Su punta se voltea , me mira, ... se asusta - según yo-. Se detiene muy cerca de mi rostro, para... ¿penetrarme? , no logro escapar . Tan cerca está que los soplos angustiosos la detienen.
Ha retrocedido , ha vuelto a sentarse en la silla. Cierro los ojos de cansancio, no aguanto esta flojera amorfa , sin tino ni sentido. Ahora vibro por un fuerte hincón en el ombligo, la veo... se introduce sin pena alguna, el dolor ahoga el aire.
Puedo moverme... muy despacio se ha ubicado en la espalda . Al sentarme, traquea en cada movimiento que pronuncio. Un corto gemido sale de mi boca , un giro de cabeza hacia los apuntes y ... descubro un escrito en rojo : DÉJAME SALIR DE TI.
¿pero cómo lo hago , cómo te libero de mí???
Al despertarme siento aún dolor en el ombligo.
Delia Pin
Publicar un comentario

Archivo del blog