Ir al contenido principal

Entradas

Mostrando entradas de abril 5, 2009

Revisando cuentas

Entre las mismas idas y venidas, me encontré el otro día, con la sorpresa que habían cerrado el camino , por el que me iba siempre, -que rabia, me dirigía a mi trabajo con el tiempo justo, como todos los días-, no quedaba otra que desviarme, como todos los demás transeuntes lo habían hecho. Jamás se me ocurrió irme por el camino más largo, pero a medida que avanzaba -a prisa- descubrí, unas palmeras estacionadas en medio de la vereda y entre las dos palmeras, se encontraba una hamaca, y en esa hamaca, descansaba una viejecita que, desde los pies hasta el cuello tenía un saco como colcha, pero su cara muy arrugada, muy resplandecíente y descubierta, para quien la quisiera mirar detenidamente. Eran ya las 7: 42 am, mis pies acelerados, hacia mi trayecto de rutina, pero mi cabeza, hacia atrás, no dejaba de observar tan tierna figura. Ella se veía como una niñita vieja, su posición fetal, en esa hamaca, mostraba mucha calma, demasiada calma. ¿Por qué? Por momento quise olvidame …