sábado, 26 de diciembre de 2009

Burbuja de jabón.

Marina se sentó a escudriñar en su cabeza , en que lugar había colocado la burbuja de jabón que escondió hace algunos día , sin que nadie en casa lo supiera. No recordaba ni que tamaño tenía; era obvio, si era grande no pudo haberla metido en su pequeña cabeza.
Sus cabellos arrancados caían por millar , de a poco se convertiría en calva , y no encontraba la burbuja de jabón , pero cada vez que caía un cabello, se acordaba como era aquella burbuja y podía ver las figuras que se reflejaban ahí adentro: una sonrisa sin dientes; unas manos muy grandes que jugueteaban con unos larguinegros cabellos ...¿serían los que arrancaba ahora? , unos pies grandes , que pisaban una zapatillas pequeñas , ¿ se escucha un gemido...?.
Pero...la burbuja se alejaba y no podía permitirlo, no debía irse . La recogío rápidamente y la enfundó , ¿ en dónde???... ¿ en dónde la enfundó ????
Marina seguía idiotamente arrancándose sus cabellos, ...cuando flota sin saber de donde, una burbuja que vuela a lo alto, casí , casí tocando el techo , ella salta , salta como nunca antes lo había hecho , pero no la puede alcanzar , la burbuja se quedó pegada en ese cielo gris encementado . Observa los mismos pies que recordó hace un rato, que siguen pisando las pequeñas zapatillas; unas manos muy grandes que agarran una pequeña cintura, y la lanza muy alto, una y otra vez; sigue viendo la sonrisa vacía-pequeña .
Pobre sonrisa , pobres zapatillas , pobres manos grandes y pobre burbuja que estan a lo alto de Marina , ahora ella muy segura , sin saber a quien pertenecen todos esos recuerdos burbujeantes.
Marina descubre una aguja gigante, como un cabello muy largo y la pincha para dejar libres, las figuras ya olvidadas; al desvanecerse la burbuja , no hubo ni huella de aquello.
Ahora no queda de otra , volver a recoger sus cabellos y pegarlos a su pequeña cabeza .
Delia Pin Lavayen.
Publicar un comentario

Archivo del blog