domingo, 15 de febrero de 2009

Palabras palabras, palabras.

¿Cuándo las palabras dirán algo nuevo? ¿ Cuándo las palabras nos descifrarán verdades y no solo bosquejo de ella? ¿Cuándo las palabras dejarán de ser un recurso de desahogo? ¿Hasta cuándo palabras? ¡Uf! Deberían morir las palabras , no tiene sentido que sigan existiendo , si realmente, no descifran las verdaderas verdades. Se disimula coherencia , pero en el fondo, hay dudas y desaciertos; las verdades empieza con sentimientos, todas expresan : dolor , angustias, malestar, confusión, ardor. Las palabras son un cuajado de vientos fétido y arómatico, saboreadas en antojos subyacentes , una y otra vez. ¡Ay! palabras, palabras, palabras, ojalá algún día mueran, y su espíritu vagabundo sea, el verdadero mensajero de nuestro corazón, así no inventaremos más excusas panfletarias de título y profesiones, ni inventaríamos más rascascielos de mentiras falocentristas-vaginistas. Malditas palabras, hasta con el nombre, que te llamamos no dices nada. Verborrea ilusoria, gagueos desorbitados, gemidos humedos, galimatías desdibujadas entre dichos chuecos. ¿Y quién soy yo para cuestionarte, instrumento de quejas: palabras? una sombra víctima de tus expulsiones huecas, dichas y oídas, soy una vez más, carcelera de mi propio lenguaje materno. No pudo callarte palabras, ¿cómo hacer una huelga de silencio-ser? sino no puedo evitar pronunciar , tus veintinueve letras, a cada segundo. ¡Maldito seas abecedario! Delia Pin
Publicar un comentario

Archivo del blog